como ser menos sensible


Aprende a ser menos sensible

La sensibilidad personal es una característica preciosa y es una de las principales razones por las que podemos tener relaciones profundas y emocionales con nuestros seres queridos. Sin embargo, también es importante trabajar para evitar ser demasiado sensible ya que esto puede afectar negativamente tu felicidad y salud emocional.

Consejos para ser menos sensible:

  • Piensa antes de hablar: Cuando estés en situaciones estresantes es importante que consideres detenidamente cada una de tus palabras antes de hablar para evitar ser demasiado impulsivo e irreflexivo, ya que esto puede afectar tu vida.
  • Controle sus emociones: Reconocer tus emociones es clave para ser menos sensible. De esta forma sera mas fácil para ti dominar tus emociones y evitar reacciones inapropiadas.
  • Acepta la incertidumbre: Aprende a aceptar que todos pasamos por incertidumbres en la vida, y no debemos de dejar que eso nos abrume o nos cause ansiedad.
  • No te tomes las cosas tan personalmente: Trata de mantener una perspectiva objetiva en las situaciones en las que te encuentres. No te tomes las cosas tan personalmente para evitar sentimientos de resentimiento.
  • Desarrolle su autoestima: Invierte tiempo en actividades que fortalezcan tu autoestima ya que esto puede ayudarte a evitar sentirte triste o ofendido demasiado fácilmente.

Ejemplos:

Algunos ejemplos sencillos cómo evitar ser demasiado sensible son:

  • Toma medidas para relajarte. Practica técnicas de respiración, yoga, meditación, etc.
  • Busca ayuda si es necesario. La terapia puede ser una herramienta muy útil para ayudarte a manejar tus sentimientos.
  • Practica la gratitud y encuentra las cosas buenas en la vida.
  • Reconéctate contigo mismo y sé consciente de tus emociones.
  • Reduce el estrés en tu vida. Practica la felicidad y respétate.

Ser menos sensible no significa no tener emociones o no sentirse triste. Significa que con el tiempo has aprendido a controlar tus sentimientos y puedes tomar decisiones apropiadas para mejorar tu vida.

Cómo ser menos sensible

¿Te sientes demasiado sensible y sientes que suceden cosas que te afectan a nivel emocional más de lo que quisieras? Ser sensible puede ser una bendición porque te hace más empático y profundamente consciente de las necesidades y sentimientos de los demás. Entonces, ¿cómo podemos tener y aprovechar algunos de los beneficios de ser sensible mientras trabajamos para ser menos sensible cuando nos descargamos emocionalmente? Aquí hay algunos consejos:

Tómate tu tiempo para identificar cómo te sientes

Es fácil para los sensibles reaccionar sin pensar. El primer paso para navegar esas situaciones complejas es reconocer cómo te sientes y etiquetar esos sentimientos. Esto puede ayudarte a no caer en patrones que desconoces y hacer una elección reflexiva. Puedes hacer una pequeña lista con palabras que describe lo que sientes o preguntarte, «¿Qué inusual o difícil es esta situación?».

Retírate durante unos minutos

Una vez que etiquetas tus sentimientos, puedes tomar un tiempo para calmar tu cuerpo y tu mente. Esta es una habilidad útil tanto para situaciones estresantes como para situaciones tranquilas. Tomar un descanso de 3-5 minutos para respirar profundamente y centrarse en tu cuerpo puede ayudarte a centrarte en el aquí y ahora, sin permitir que las emociones y las reacciones se sobrecarguen.

Practica el auto-control

Discutir o enfrentar situaciones o personas puede ser un ejercicio de auto-control. En lugar de dejar que tus emociones te saturen, retoma el control. Professor Susan Folkman plantea una forma para entender esta dificultad. Ella propone que tengas presente tu meta, tomes el control respetando tus límites, conozcas en tu peor momento y priorices tus prioridades.

Busca la ayuda de un profesional

Ser sensible no debe ser motivo de vergüenza, a veces requiere tratamiento profesional y una buena terapia. Un profesional puede ayudarte a comprender mejor tus sentimientos y las situaciones que pueden activarlos y hablar abiertamente sobre ello te ayudará a no sentirse desbordado.

Resumiendo

Ser menos sensible es una cuestión del equilibrio. Permítete sentir empatía por otros, sin dejar que los sentimientos excedan tus límites. Algunas estrategias prácticas simples pueden ayudarte a sobrellevar las situaciones difíciles sin perder el control. Estas incluyen:

  • Identificar y etiquetar cómo te sientes
  • Retirarte durante algunos minutos para calmar tu cuerpo y tu mente
  • Practicar el auto-control
  • Buscar ayuda profesional

Siguiendo estos pasos puedes utilizar la gratitud por tu sensibilidad para apreciar la belleza y la complejidad de la vida.

También te puede interesar  como hacer un altar espiritual